Última hora

Visita al box Culvert del Japón - La Aurora

Liliana Cardona Marín

Efectivamente llegó el invierno y las lluvias tempranas no presentan para nada un panorama alentador, porque durante el tiempo del intenso verano fue muy poco lo que se avanzó en las obras. Los videos sobre la situación de la calle 11 en el vecino municipio ‘inundan’ literalmente todos los teléfonos en Dosquebradas y Pereira, hay pesar, impotencia y muchas preguntas sobre el eterno padecimiento de los habitantes de la Aurora baja y Valher.


El Q`hubo es hasta el momento el único medio de comunicación que llegó hasta el cabezote de al obra osea donde comienzan los trabajos, en compañía de uno de los ingenieros del consorcio, un operario de Serviciudad y el señor Raúl Tamayo, uno de los miembros de la veeduría ciudadana que le hace seguimiento a esta obra que cumplió un año y a la que todavía no se le ven pies, ni cabeza.

La entrada se hizo por el frente de obra principal con todos los elementos de seguridad y la autorización del Consorcio Box. El terreno es totalmente inestable a causa de las inundaciones permanentes y nadie escapa al olor a aguas negras que por partes hacen presencia en el extenso terreno que ocupa lo que hace más de cinco años era el polideportivo del barrio El Japón.

Empezó el recorrido

“Aquí en el cabezote donde estamos, tenemos una preocupación muy grande, porque como vemos el orificio de la entrada del agua está muy delgadito. Esto se llena de una cantidad de agua que llega desde la parte alta Agüita - Montebonito y Agua Linda en el puente de San Rafael y mi preocupación es que las personas que viven a mano izquierda bajando por El Japón, tengan una afectación mayor”.

Se observa el cabezote que aún no está en funcionamiento, pero al que le dejaron una pequeña abertura para la evacuación del agua que llena todo este lugar.


Ahí radica el desacuerdo del veedor, porque como se podrá leer a continuación, este lugar recibe una cantidad de agua tan indescriptible que realmente va a necesitar la construcción a futuro, no muy lejano, de otro box Culvert 600 metros más arriba en San Rafael.

Inmediatamente se le preguntó al ingeniero Kevin Grajales, sobre la inconformidad de don Raúl sobre el orificio de entrada y contestó: “El encole nuevo (entrada del agua) no se encuentra en funcionamiento aún, porque no se ha terminado la obra. Por tal motivo, se hizo el sellamiento del encole y se dejó una ventana para que este pueda evacuar las aguas, pero que estas no lleguen a la calle 11 con la velocidad que estuvieron llegando e inunden las familias, como cuando hubo problemas con el muro inicial que se hizo e igual nos ayuda a retener un poco velocidad y flujo del caudal de Agüita - Montebonito”.

Sobre la inquietud de haber hecho estas obras en el sector de San Rafael, el ingeniero Grajales comentó que este es un proyecto planificado desde el año 2018, según los estudios planificados y que ellos son un consorcio que viene contratado para las especificaciones que hay en el sitio y que esta pregunta debe ser dirigida a la administración municipal.

No es solo la naturaleza

Una cosa es que las tragedias anunciadas sucedan por demoras en la ejecución o por la no mitigación del riesgo y sobre todo ahora que oficialmente llegó la temporada invernal según el Ideam y otra muy distinta es que a la propia comunidad no le importe la suerte de sus vecinos y sigan arrojando a las fuentes hídricas cualquier cantidad de residuos que complican mucho más una situación bastante difícil de manejar.

En el recorrido también estuvo presente el señor Harrison Mapura, él es oficial de Serviciudad asignado a esta obra para las labores que corresponden, como es la supervisión y manejo del alcantarillado presente en el lugar.

“Le pedimos a la comunidad no pagarle al indigente para que tire basuras a la quebrada, porque resulta que cuando llueve coge fuerza la quebrada y tapa el encole debido a las llantas, colchones, costales con escombros y demás objetos que hemos encontrado. Lo que queremos es evitar una tragedia peor que la que ya se está viviendo”.

Mapura solicita a la comunidad aledaña que llame a la alcaldía para que les recojan los inservibles. Además, él es el encargado en compañía de un trabajador del consorcio de mantener en buen estado y limpios los trinchos (una especie de cerca) después de cada creciente. “Se hicieron dos trinchos para evitar que pasen los residuos hacia la tubería que se está instalando”, explicó.

Estos residuos fueron atrapados por este trincho, una herramienta de doble filo, porque también represan el agua cuando tienen tal cantidad de basura atascada.

El origen del problema

Cuando el recorrido avanza 600 metros en línea recta o en automóvil llega hasta el puente que une a San Rafael con El Japón, se siente una fuerte caída de agua y el señor Tamayo acota que “Aquí es donde convergen las dos aguas; la quebrada Montebonito, que pasa por debajo de Boreal, aquí a 10 metros está el tubo que desemboca en este punto, y nos encontramos con el humedal que pasa por detrás del barrio Olaya Herrera y trae agua residuales más una mancha de barro amarillo, no sabemos si es de una constructora o qué”.

Este es el puente de San Rafael, bajo el cual se forma un gran caudal que llega con fuerza a la obra box Culvert Japón - Aurora.

Dato

El contrato de obra 904 del 21 de febrero de 2023, resulta de los Decretos 147 de 2019 y 024 de 2021 de Calamidad Pública para mitigación del riesgo.

No hay comentarios