Última hora

Libre hombre señalado de crimen del profesor

Mijael Torres, arrestado por el asesinato del profesor Douglas Cortés Mosquera en La Virginia, fue absuelto. El juez determinó que las pruebas presentadas no fueron suficientes para condenarlo, por lo cual tuvo dudas sobre su implicación en el crimen.








¿Qué pasó?

El 21 de noviembre de 2020, a las 8:00 de la noche, en la intersección de la calle 5 con carrera 9 del barrio San Antonio del Puerto Dulce de Colombia, ocurrió el homicidio. Cortés Mosquera llegó a un local de comidas y mientras se la preparaban, fue sorprendido por una persona que frente a él desenfundó un arma de fuego y le disparó. El docente quedó herido de muerte, mientras el delincuente huyó.

Douglas fue trasladado al hospital San Pedro y San Pablo a donde ingresó con un disparo en el rostro y otro en el brazo izquierdo, los cuales le quitaron la vida antes de ser remitido a un centro de primer nivel de Pereira.

Por este hecho fue detenido Mijael Torres, con quien el docente había tenido enfrentamientos derivados de las relaciones sentimentales que al parecer ambos sostenían con una mujer.







El fallo


En el juicio, la Fiscalía 27 seccional solicitó una sentencia condenatoria para Mijael Torres. Basándose en el testimonio de un testigo presencial del crimen, la fiscalía argumentó que este proporcionó una versión clara y coherente de los hechos, identificando al acusado en un álbum fotográfico presentado como prueba durante el proceso judicial.

El abogado del acusado, en su defensa, solicitó la absolución de su cliente. Expresó su indignación por las presuntas inconsistencias en el manejo de pruebas por parte de la policía judicial, especialmente señalando el reconocimiento en álbum fotográfico y la supuesta ocultación de pruebas cruciales, como los videos obtenidos de las cámaras de seguridad de los establecimientos comerciales. Argumenta que la fiscalía no logró establecer la responsabilidad del acusado, pues carecía de pruebas que lo vincularan directamente con el momento del crimen ni con un motivo para cometer el homicidio del profesor.


Absuelto

El Juzgado Promiscuo del municipio de Apía emitió un fallo absolutorio, argumentando que es difícil que el testigo pueda reconocer al presunto agresor. Se destaca que el testimonio se basa en detalles como la mirada y las orejas, sin establecer características claras de los ojos o de la contextura física. Además, el testigo se contradice al describir al acusado como de tez trigueña y luego no poder definir claramente su apariencia. La presencia de una gorra negra y un tapabocas oscuro también dificulta la identificación.

La juez determinó que la Fiscalía no demostró que Torres estuviera en el lugar del crimen en ese momento ni se presentaron pruebas concretas que lo incriminaran. La juez subrayó que la Fiscalía se basó en especulaciones y no en hechos probados, señalando que en materia penal no se puede condenar basándose en suposiciones.


Cifras


15 de julio a las 10:00 am. será la lectura de sentencia

No hay comentarios