Última hora

Uno a uno cayeron los que robaron al padre

La tranquilidad del barrio Santa Isabel, en el municipio de Dosquebradas, se vio perturbada por un intento de robo a la parroquia local. Tres hombres, provenientes de Medellín, fueron capturados por las autoridades en una operación conjunta entre la Policía de Pereira, de Risaralda y de carreteras del departamento de Caldas.





¿Qué pasó?


Durante la misa de las 6:00 p.m. del viernes 15 de marzo, tres delincuentes ingresaron a la parroquia, aparentemente para participar en el servicio religioso. Sin embargo, su verdadera intención era perpetrar un robo. Alertado por su instinto, el padre Nelson Duque Marín se refugió en su oficina y cerró la puerta antes de que los intrusos pudieran perpetrar su plan.

Ante la negativa del sacerdote a abrir, los delincuentes forzaron la entrada y agredieron al religioso, propinándole tres golpes con armas de fuego. Una alarma vecinal fue activada, lo que precipitó la huida de los criminales. Uno de ellos, identificado como Julián Alexánder Moran León, quedó atrapado por los vecinos y fue retenido hasta la llegada de la Policía.

Posteriormente, se logró la captura de dos sujetos en un bus de servicio público, en posesión de armas de fuego y celulares que habían sido robados durante el incidente.

Los capturados

Juan José Romero Gómez y Edwin Alexander Zapata Franco, ambos de 27 años de edad, fueron detenidos a las 11:00 de la noche del viernes 15 de marzo mientras se desplazaban como pasajeros en un bus intermunicipal por la Vía La Estrella, en el sector de Irra, zona rural del Municipio de Quinchía. La captura se realizó como parte de una operación conjunta entre las autoridades de la Policía y se presume que estaban huyendo después de haber cometido un robo y causado lesiones al sacerdote en el barrio Santa Isabel del municipio de Dosquebradas.




Durante un registro de rutina, los uniformados descubrieron un arma de fuego tipo pistola con silenciador en posesión de los sospechosos. Sin embargo, su nerviosismo durante el procedimiento llamó la atención de las autoridades, lo que llevó a realizar una inspección más minuciosa del vehículo.

Bajo el asiento, los uniformados hallaron un revólver con 6 cartuchos calibre 38, mientras que en los maleteros de la parte superior del bus se encontraron más evidencias relacionadas con el presunto delito cometido en el barrio Santa Isabel; llevaban consigo dos celulares, propiedad del párroco de la iglesia antes descrita, y de uno de sus colaboradores.

Romero Gómez y Zapata Franco fueron capturados en flagrancia y quedaron bajo custodia de las autoridades competentes.





La Audiencia

En audiencia, la fiscalía imputó a Julián Alexander por el delito de hurto calificado y agravado y solicitó medida de aseguramiento en un centro carcelario, la cual fue acatada por el juez de control de garantías. Por su parte, Romero Gómez y Zapata Franco fueron judicializados por el delito de porte ilegal de armas de fuego, quedando bajo detención domiciliaria por orden judicial y vinculados a un proceso judicial por el delito de hurto calificado y agravado.

No hay comentarios