Última hora

Triste adiós al popular Beto del CAM


Varios funcionarios públicos, así como muchos de los conocidos en el CAM de Dosquebradas hoy están de luto por la muerte de Beto, uno de los personajes más populares de la Alcaldía del municipio industrial; fue la víctima en un accidente


¿Qué pasó?

El martes, Alberto Betancourth López, de 67 años, se levantó muy temprano del lugar donde dormía, justo en la entrada a la Biblioteca Municipal, cuando fue a cruzar la avenida Simón Bolívar, al parecer no se fijó en que un articulado de Megabús se aproximaba.

Por el impacto, el adulto mayor cayó sobre el asfalto del carril exclusivo y sufrió múltiples golpes, entre ellos un trauma craneoencefálico severo. El conductor llamó a las autoridades de tránsito y a una ambulancia que estuvo allí en pocos minutos y tras estabilizar a Beto, los paramédicos lo llevaron al Hospital de Santa Mónica.

Los galenos lo recibieron delicado y al poco tiempo lo remitieron a la Clínica los Nevados de Pereira, allí a pesar de estar en la Unidad de Cuidados Intensivos perdió la vida ayer en la mañana; las unidades de criminalística de la Secretaría de Tránsito de Dosquebradas fueron las encargadas de realizar la inspección.



¿Quién era Alberto?


Beto era un habitante en condición de calle, que de una u otra manera, llevaba años siendo parte de la familia de la Alcaldía de Dosquebradas, se sabe que cuando la administración municipal estaba en el barrio Los Naranjos, este personaje ya convivía todos los días con los funcionarios.

El director del periódico Palabras Mayores, Álvaro Restrepo Arenas, tiene vívidos recuerdos con Beto desde 1982 cuando él trabajó en este recinto. Cuando la Alcaldía pasó a la sede en la que hoy día es conocida también lo hizo el adulto mayor y encontró su espacio en la entrada a la Biblioteca, de la que parecía toda la noche otro guardia de seguridad, ya que en más de una ocasión avisó de inescrupulosos que querían entrar a la fuerza a robar computadores.



Dato


Funcionarios nuevos, antiguos, vigilantes, vendedores ambulantes y hasta los visitantes recurrentes del CAM lo reconocían como un hombre amable y servicial que parecía un empleado de planta.


Dato


Las causas del accidente son investigadas y las diligencias para su sepelio la están haciendo vecinos de los barrios Guadalupe y Naranjos que siempre lo ayudaban, algunos quieren que parte de su velación sea en la entrada de la Biblioteca.

No hay comentarios