Última hora

“Le damos cumplimiento a una orden”

Esta historia comienza hace 13 años, cuando entregan el edificio de apartamentos Torre Milano, que tenía por vecino un kiosco en lata de los que patrocinaban las empresas de gaseosas. Allí almorzaban varios de los obreros que construyeron el edificio y luego de concluir las obras, funcionó como tienda y hasta vivienda, luego de que quien lo habitaba se fuera quedó abandonado y la falta de aseo generó una plaga de roedores y presencia de consumidores, lo que obligó a los habitantes de los apartamentos a llevar el kiosco a pleito judicial, proceso que duró dos años, hasta que finalmente lograron que fuera retirado del lugar.

Según una de las propietarias y quien pidió reserva de su identidad, esta situación está a punto de repetirse a razón de unos trabajos que adelantan en el lugar algunos obreros de Serviciudad. “Ahí es espacio público, porque está entre el andén y la zona verde contigua a Torre Milano. Desde el 26 de febrero, nos dimos cuenta de la poda, las mediciones y el movimiento de tierra, al preguntarle a los trabajadores guardaron silencio y tuvimos que llamar a la Policía, los obreros se fueron, pero al día siguiente regresaron, al igual que la Policía, quien esta vez nos dijeron que pertenecían a Serviciudad”.

Las autoridades se marcharon con la versión de que el kiosco iba a ser construido para guardar la herramienta de la obra de los nuevos edificios de Serviciudad, que están ubicados aproximadamente a 100 metros de este lugar. Esa respuesta no les pareció lógica a los residentes del edificio y tras averiguaciones lograron determinar que esta construcción es para reubicar a una señora que tiene otro kiosco a la entrada de uno de los edificios de Serviciudad en construcción.

Uno de los nuevos edificios de Serviciudad y el kiosco en el que se da el espacio de trabajo.



La historia del kiosco azul es igual a la del primero, se construyó para venderles comida a los obreros de los edificios que hace cinco años se construyeron en esta zona, así como a los empleados de los talleres de Serviciudad y que se quedó ahí, cuando estas terminaron. La ciudadanía pregunta ¿Cómo van a montar un kiosco en espacio público con dineros públicos a una particular? y si es así ¿por qué no hicieron socialización?

La secretaria responde

La doctora Yuli Andrea Galvis, secretaria de Gobierno de Dosquebradas, atendió amablemente la visita del periódico en busca de respuestas sobre este tema, consultó a varios miembros de su equipo que tienen conocimiento y explicó: “Esta persona tiene muchos años de estar ubicada ahí al lado de Santa María de Milán, pero no pudo llevarse a cabo un proceso de desalojo, porque ella interpuso una tutela para no perder el trabajo y el juez ordenó que la señora estuviera ubicada en un radio cercano al lugar en el que actualmente está ubicada y el único lugar más cercano que consiguió Planeación, fue el lugar al que ya se ha hecho referencia”.

La señora posee licencia y uso del suelo, por tal razón la Resolución 640 del 26 de abril de 2023, que se encuentra en la Secretaría de Planeación, resuelve el recurso de apelación, porque la Inspección Tercera municipal de Dosquebradas había iniciado por una ocupación indebida del espacio público.

“Incumplirle al juez y a la tutelante sería peor, por afectar los derechos laborales, por eso vamos a procurar que la construcción de reubicación posea las condiciones que no afecten a los propietarios de Torre Milano, la ventaja es que los que construyen son Eos y Serviciudad, porque debemos restablecer las condiciones que la señora tiene”, dijo la secretaria.

Atrás Torre Milano y en primer plano el lugar donde será trasladada la señora.



El uso de recursos públicos se debe a que es una reubicación. Además una de las preocupaciones de los quejosos es el servicio de acueducto y alcantarillado para las condiciones de salubridad y por eso se hace necesaria la intervención de Serviciudad. Cabe aclarar que este proceso no es acerca de una posesión, porque la señora no va a tener titularidad, sino las condiciones para desarrollar sus labores, por la antigüedad que fue lo que se le protegió a la tutelante. Lo que no se entiende es cómo un juez ordena construir en espacio público, cuando se le pudo dar a la señora una oferta diferente sin que se le afectara su derecho al trabajo.

Cifra

36.86 metros cuadrados es el espacio que actualmente ocupa el kiosco azul en espacio público.

No hay comentarios