Última hora

Una lucha que va más allá de hoy

Liliana Cardona Marín

Desde hace más de 10 años, cada 15 de febrero es el día insignia para conmemorar la lucha contra el cáncer infantil, aunque durante todo el mes se realizan diferentes actividades.

El proceso de recuperación tiene diferentes momentos, como la ida a la huerta en la vereda El Estanquillo, allí la naturaleza y diferentes actividades ocupan el pensamiento de los pequeños valientes.



Desde la Fundación Sanar Pereira, cerraron el 2023, con la misma cantidad de niños que iniciaron este año, que se acerca a los 200 pacientes con cáncer. “Hay dos cifras muy representativas en lo que tiene que ver con el cierre de año y es que tenemos una cifra importante de más de 20 sobrevivientes, lo que nos pone muy positivos sobre todo en lo que tiene que ver con lo que se realiza en alianza con el personal médico y nuestro acompañamiento psicosocial”, explica Lina María Mora, directora de Sanar.


Mora también hace referencia que el cáncer no solamente se cura con quimioterapia u hospitalización, no, “el cáncer se cura con acompañamiento familiar, apoyo a la salud mental de los niños, para hacer que el tratamiento sea mucho más llevadero”. Sobre el tipo de cáncer recurrente en esta población, no solo en Risaralda, sino en el resto del país, se conoció que la mayor incidencia la tiene la leucemia, seguida por linfomas y tumores sólidos.


El paciente más viejito de Sanar


Hace 35 años salió de Mistrató, remitido hacia el San Jorge, un niño de 9 años, “Yo me iba a morir allá y cuando llegué acá me dijeron lo mismo, ya estaba muy mal y no había nada que hacer. Recuerdo que había un cirujano muy conocido, Julio César Henao y dijo: ‘hay una institución que apenas está empezando y puede que le ayuden a este niño que no tiene recursos y tampoco a sus padres’. Cuando llegué me dieron el diagnóstico, no había oncólogo pediatra, sino un oncólogo que venía desde Bogotá una vez al mes”.


Ese niño ahora es un adulto de 44 años, se trata de Carlos Ariel Mejía y vive fuera del país: “Sanar se convirtió en mi aliado, mi sanador, en mi familia, en todo lo que yo nunca tuve”. El cáncer de Carlos era un linfoma. Él ha hecho parte de la historia de esta Fundación, una pequeña parte desde el reciclaje, surtiendo los dispensadores de galletas en las empresas y las alcancías en el LEY. “Hace 25 años tomé la decisión de irme del país y nunca he olvidado a Sanar, cada vez que vengo llego a mi casa”.


El señor Mejía es sobreviviente y benefactor. “Él que vivió todas las necesidades de Sanar, hoy ayuda cuando Sanar tiene una necesidad, es una historia bellísima”, comenta Lina María Mora, quien también dice que Carlos es como un hijo de doña Adriana Vidales, porque lo vio en todo su proceso. La funcionaria que lleva más tiempo en la entidad, son 30 años al servicio de los niños y sus familias. “Lo mejor es tener gratitud, Sanar es amor, gratitud y ganas de vivir”, concluye Carlos Ariel.

Ellos son Carlos Ariel y Adriana, testimonio de que cuando el cáncer infantil se vence, quedan historias maravillosas.


Actividades para hoy

A las 9:00 de la mañana la cita será en la Asamblea Departamental y se harán visitas a niños en hospitalización, ya en la tarde tendrá lugar el evento ‘Familias que sanan’, se mostrará el completo portafolio de servicios con el que cuenta Sanar y la adherencia que tienen los niños a los mismos. “Será el momento para premiar a esas mamás y cuidadoras juiciosas, constantes que al pie de la letra hacen lo que el médico y nosotros recomendamos”. También habrá espacio para reconocer a las entidades y personas que apoyan a Sanar.

Estrenan sede

Sanar se trasladó para la carrera 10 #44 - 118 en el barrio Maraya, ya que el tema de habitante de calle se volvió un obstáculo hasta para que los niños entraran a las oficinas que tenían en la carrera 4 con calle 23. Llevan apenas una semana, porque también querían otro espacio que les permitiera prestar mejores servicios, más comodidad y la posibilidad de otro tipo de actividades y así fue, como lo dice la directora: “por Diosidad, aquí tenemos un espacio alterno a la huerta y eso nos tiene muy felices. Acá hay cercanía con todas las EPS de la 30 de Agosto”.

Afuera de la nueva sede el equipo Sanar: de izquierda a derecha aparecen Natalia Castaño psicóloga, Lina María Mora directora, Adriana Vidales asistente, Nancy Vásquez, Beatriz Gómez trabajadora  social, Jessica Castaño docente, Carlos Ariel Mejía sobreviviente y Jessica Cardona contadora.




Cifra

78 niños en tratamiento activo de los cuales 9 son recaídas y 69 más están en controles.


Dato

La mitad de los niños diagnosticados están en Pereira, el otro 50% están en otros municipios de Risaralda y departamentos vecinos.

No hay comentarios