Última hora

Se quemó el 90% del cuerpo

Miller Pinzón Villa, de 27 años, fue el hombre que perdió la vida un día después de sufrir una descarga eléctrica mientras, aparentemente, intentaba robar cables en el sector de Cuba. El joven sufrió quemaduras en el 90% de su cuerpo debido a la exposición a 33 mil voltios.




¿Qué pasó?


Los hechos ocurrieron el jueves 22 de febrero, alrededor de las 12:25 del mediodía, en un cárcamo ubicado entre la avenida Sur y la avenida La Independencia de Cuba, por donde pasan importantes redes de energía. Testigos informaron de una explosión y, al acercarse, descubrieron a Pinzón Villa dentro del cúbico por donde pasan cables de alta tensión.

El rescate, capturado en impresionantes imágenes, mostró a Pinzón Villa gravemente quemado e irreconocible. A pesar de los esfuerzos por parte de los socorristas, el joven murió en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Universitario San Jorge de Pereira.

El grupo de criminalística del CTI de la fiscalía llevó a cabo la inspección técnica al cuerpo, que fue trasladado a Medicina Legal de Pereira para la respectiva necropsia. Este incidente destaca los peligros asociados con el robo de cables y la importancia de la conciencia de seguridad en estas acciones.




Había sido detenido

En el mes de febrero de 2020, Miller Pinzón fue arrestado por su presunta participación en el homicidio de Yowustiven González Bolívar en la Avenida la Independencia de Cuba. Según el fiscal del caso, el crimen derivó de problemas personales entre la víctima y el hermano de Pinzón, ocurridos en diciembre del año anterior. La policía respondió a una llamada de riña en la que encontraron a González Bolívar herido en el pecho. A pesar de ser trasladado al hospital, falleció a causa de la herida. Miller fue interceptado en el parque Guadalupe Zapata en flagrancia y en ese entonces fue enviado a la cárcel.



Dato

Miller vivió en el barrio Villa Elena de Cuba y trabajó como obrero de construcción.



1 comentario:

  1. Mató a otro en el 2020 o sea hace 4 años y estaba en la calle como si nada dse tremendo gamín, yo no le deseo la muerte a nadie (que no se lo merece) pero este bien muerto es, un peligro menos para la sociedad Pereirana

    ResponderEliminar