Última hora

“Papá maté a mi mamá” le dijo mientra lo abrazaba

Quien mata a su madre con seguridad no está en sus cabales, todo el comportamiento de Diego Fernando López Restrepo lleva a pensar que el cerebro de este joven está enfermo y tal vez, cuando logre curarlo, caerá en la cuenta de lo que significa para él mismo, el haberle quitado la vida a Blanca Amanda Restrepo Mena, de 67 años. Por lo pronto la familia y la comunidad afronta esta tragedia impensable para ellos.




¿Qué pasó?


En la audiencia de legalización de captura e imputación de cargos contra Diego Fernando López Restrepo, realizada ayer en la tarde, la fiscalía reveló los macabros detalles del suceso ocurrido el jueves 1 de febrero a las 7:20 de la noche en la calle 7A con carrera 2 del barrio Popular Modelo de Santuario.

La policía respondió a una llamada de alerta sobre la ocurrencia de una riña, al llegar al barrio, se encontraron con López Restrepo que tenía las manos manchadas de sangre. El hombre de 27 años confesó haber asesinado a una persona dentro de la casa. Al ingresar, los uniformados hallaron el cuerpo de doña Blanca tendido en el piso de la cocina, descalza y rodeada de sangre.




Testimonios


Los investigadores empezaron de inmediato a hilar la historia de este caso inédito de parricidio y descubrieron que Diego Fernando llamó a su amigo Andrés Mauricio Bonil, a quien le pidió que fuera a la casa; al llegar, este hombre observó rastros de sangre y fue testigo de la confesión de Diego. En su declaración este narró que “el día jueves me encontraba en una cita de pedicura y recibí una llamada telefónica desde el número de doña Blanca Amanda Restrepo Mena, cuando contesté era Diego Fernando López quien es amigo mío y me dijo textualmente ‘Mauro necesito que baje en este preciso momento a la casa’, le pregunté porque tenía que ser de inmediato y me reitero la misma frase ‘necesito que baje’, entonces yo le dije a la chica que me tenía que ir. A las 7:17 de la noche llegué a la casa de Diego abrí la puerta de la reja y observé sangre en la portada; le di tres golpes fuertes a la puerta para que me abrieran y miré a través del cristal de la puerta, Diego se acercó y me dijo que esté calmado, abrió entonces lo vi ensangrentado por todo su cuerpo y me pidió que pasara, luego cerró la puerta. Cuando le pregunté sobre lo que había pasado, me dio dos golpes en el pecho y me manifestó que tenía que ser fuerte, ya que por lo que iba a ver, me iba a desestabilizar y señaló hacia el pasillo, miré hacia la cocina y observé a doña Amanda tendida en el suelo con sangre alrededor entonces yo pensé que se había golpeado o estaba lastimada luego de eso se acercó Diego y me dijo ‘está muerta’. Lo seguí hasta su habitación y allí me dijo “tranquilo que no le voy a hacer nada”. Nos sentamos y guardamos silencio, luego lo convidé para la terraza y en el trayecto empecé a grabar la conversación con mi celular, hablamos alrededor de 15 minutos”.

El testigo continuó su relato diciendo que “escuchamos cuando abrieron la puerta y entró el señor Diego López García, que es el papá de mi amigo Diego, me encontré con el señor en el pasillo y vi que Diego Fernando entró a la cocina y comenzó a buscar en los cubiertos de la cocina, entonces le dije a Don Diego que se retirara de ahí, me preguntó por qué y yo simplemente le reiteraba que se retirara, pero Diego Fernando lo abrazó y yo le retuve la mano derecha en la cual tenía el cuchillo, yo le seguía gritando a Don Diego que se fuera, él aún no sabía lo que había pasado.

En medio de un forcejeo Diego Fernando le dijo al papá textualmente “maté a mi mamá”. Don Diego me miró y yo le confirmé que era cierto, el señor entró en estado de shock y quebró en llanto, salió de la casa y Diego Fernando salió a perseguirlo para agredirlo en plena vía pública, en ese momento bajaban dos mujeres y entonces me acerqué y les pedí que por favor llamarán a la policía.





El papá


Diego López García padre del joven agresor manifestó que el día 1 de febrero se encontraba trabajando en la finca de su hermano, ubicada en la vereda La Bamba, “siendo las 12 del día aproximadamente recibí una llamada de mi esposa blanca manda Restrepo Mena donde me decía que bajara a la casa el día de hoy, ya que nuestras hijas María Viviana y Luz Hedit López Restrepo llegaban de Ecuador. Ese mismo día aproximadamente a las 6 de la noche vi que tenía varias llamadas de mi esposa y decidí contestarle, pero el que me habló era mi hijo Diego Fernando López Restrepo donde me dijo "¿pa dónde está?", yo le dije que acaba de salir de la finca y que ya iba para la casa, a mí se me hizo raro ya que él casi no me llama. Aproximadamente a las 6:30 de la tarde llegué a la casa y toqué la puerta y nadie salió a abrirme entonces busqué las llaves, entré y me senté en la sala, al momento salió un amigo de mi hijo y empezó a decirme que me saliera, yo me molesté, al instante salió mi hijo con sangre en la cara y le pregunté qué había pasado, pero no me respondía nada, cuando estábamos a un lado de la puerta me abrazó y me dijo que había matado a la mamá. Yo vi que él tenía en la mano derecha un cuchillo escondido y cuando él lo sacó y lo pasó a la mano izquierda intenté quitárselo y empezamos a forcejear fuera de la casa alrededor de media cuadra hasta que logré quitarle el cuchillo lo partí y lo tiré a un lado, al instante llegó la policía y lo capturó.


Hermana

Luz Hedit López Restrepo, hermana, dijo que “yo estaba viajando, llamé a mi mamá y le dije que el vuelo tuvo un retraso, llegué a Medellín y de ahí salía a Pereira, me mandó unos mensajes, dijo que Diego llegó borracho y estaba muy raro. Cuando llegué mi papá estaba forcejeando con él, pregunté qué pasó, mi papá me dijo que Diego había matado a mi mamá.


Agregó la familiar que el médico le dijo que no tomara bebidas alcohólicas porque era una bomba para él, él era una persona medicada, depresiva, él estaba siendo tratado hace 4 años en el hospital mental Homeris, él era agresivo con nosotros los de la casa, dañaba las cosas, golpeaba las paredes…”.


Reacción


Sobre este caso, el Dr. Uriel Escobar, psiquiatra, explicó el impacto del consumo de alcohol y su combinación con otras sustancias en el funcionamiento cerebral. Destacó que cualquier alteración en la actividad cerebral puede potenciarse al combinar el alcohol con sustancias más frecuentes.

En el caso de la medicación psiquiátrica, el Dr. Escobar advirtió sobre los posibles efectos adversos al combinarla con alcohol. Señaló que la combinación puede potenciar la acción de la medicación, afectando la capacidad de la persona y generando consecuencias impredecibles.

El médico resaltó la importancia de la consulta médica antes de consumir alcohol, especialmente cuando se está bajo tratamiento psiquiátrico. Hizo hincapié en que la mayoría de los medicamentos, especialmente los psiquiátricos, pueden tener interacciones peligrosas con el alcohol.

En cuanto a las decisiones tomadas por personas bajo tratamiento, el Dr. Escobar explicó que las enfermedades mentales controladas permiten llevar una vida normal. Sin embargo, advirtió sobre la posibilidad de comportamientos inusuales y agresivos si se combinan con el consumo de alcohol.

Se abordó la idea de que una persona en sano juicio, aparentemente normal, no cometería un hecho así de matar a la mamá , no podría tomar estas decisiones.

Finalmente, se discutió la percepción de la violencia asociada a la medicación psiquiátrica. El Dr. Escobar enfatizó que la mayoría de las personas bajo tratamiento pueden llevar una vida normal y que la medicación no debería ser una excusa para comportamientos violentos.


La audiencia


La fiscalía 23 seccional de Apía le imputó el delito de homicidio agravado, cargos que no aceptó y durante la audiencia de medida de aseguramiento, el Juzgado del municipio de Apía, suspendió la audiencia, ya que el imputado se encontraba en mal estado, estaba sudando frío y manifestó no sentirse bien, por lo cual la diligencia se reactivará el lunes en la mañana.


Dato


Diego es natural de Pereira y vive en el barrio Popular.


Pronunciamiento

El Secretario de Gobierno de Risaralda, Israel Londoño, manifestó que es un muy lamentable, un municipio tan pacífico y de gente buena como Santuario, “un sujeto al parecer consumidor de estupefacientes agredió a su señora madre con arma cortopunzante y la asesinó en su propia residencia en el barrio Popular, es un tema muy lamentable y lo rechazamos de manera contundente y dejamos a las autoridades competentes para que el juez de garantías decida.





No hay comentarios