Última hora

‘No sabemos ni qué pagamos’

Humberto Gutiérrez, presidente de la Liga de Usuarios de Servicios Públicos de Risaralda, explicó algunos aspectos que los ciudadanos deben tener en cuenta. Para empezar se escogió el agua, que es quizá el servicio público más susceptible para las comunidades. Se le cuestionó a don Humberto ¿Es costosa el agua en Pereira? “Está cara por supuesto y el agua viene por inercia, el problema es por qué se hace caro el metro cúbico, la respuesta es la burocracia y los contratistas. Un usuario llama y reporta que hay un daño frente a su casa y la respuesta es que él debe pagar, porque la Ley 142 establece que de la red local al medidor le corresponde al consumidor, más los costos de obra y mano de obra”.

Las reclamaciones y reconexiones se convirtieron en pan de cada día. (Foto tomada de la web)



De esta manera explica cómo arreglos que anteriormente le costaban al usuario $20 mil, ahora le cuestan entre un millón y medio, y dos millones de pesos, porque el contratista tampoco va donde el usuario para discriminar los costos, cuando es un derecho al ser quien está pagando. “El contratista le cobra a la empresa y la empresa al ciudadano por cuotas y altos intereses. Cuando le ayudo a las personas con esos cobros hemos logrado echar atrás muchos de ellos, por la violación al debido proceso”, refiere el señor Gutiérrez.


La energía y las costos

Hay un tema que inquieta a los comerciantes del centro de Pereira y es el ítem que en la factura dice Contribución ¿A qué? ¿A quién? Desde la Empresa de Energía respondieron estas preguntas: “En las facturas de servicios públicos, no solo en la de energía, se hace un cobro de Contribución y otro que es de Subsidio, el primero lo pagan los estratos 5, 6, industriales y comerciales para contribuir en un 20% el costo de los estratos bajos, por ejemplo al estrato 1 le subsidian el 60% y así sucesivamente. Está en la Ley 142”.


Para Humberto Gutiérrez el tema se ve así: “Va al fondo de solidaridad para los subsidios de los estratos 1, 2 y 3, mediante un Acuerdo del Concejo Municipal, lo que quiere decir que el Estado descarga su responsabilidad en los estratos 5, 6, comercial e industrial, pues dice ‘El Estado subsidiará’ y finalmente no subsidia nada”.


Además afirma que el subsidio se da sobre la base de que los estratos 1, 2 y 3 tienen que volver a cambiar el medidor y eso es para él es un adefesio, porque el medidor está dentro del rango de error que establece la ley ¿por qué me lo van a cambiar? y según eso es una condición sine qua non ('sin la cual no'), lo que a su modo de ver es una carga más para el usuario tras la excusa de los nuevos desarrollos tecnológicos.

Lo más preocupante

De darse la Reforma antes citada, podría acabarse la estratificación y así también está según este representante dentro del Plan Nacional de Desarrollo. “El Estado quiere desligarse de sus obligaciones e incluir los costos para que los asuman los usuarios de los estratos 3 y 4 que representan la fuerza productiva del país. El tema de estratificación es delicado y podría ir unido incluso a la propuesta del alcalde Mauricio Salazar, sobre que hay que hacer una nueva valorización en Pereira”.


El señor Gutiérrez comenta que si los ciudadanos se fijaran verdaderamente en sus recibos encontrarían ítems veneno, por ejemplo: las pérdidas negras (contrabando) y las pérdidas técnicas (generadas por líneas de alta tensión y transformadores con conexiones mal hechas) y que la energía comprada en la Bolsa, que no se vendió a tiempo también se le cobran al usuario. “Están especulando con el Fenómeno del Niño, ellos no pierden”.

Los servicios públicos se convirtieron en un dolor de cabeza para las economías familiares, porque muchas veces exceden el valor real del consumo de los hogares. (Foto tomada de Internet).

¿Cómo es el tema del aseo?

La ley dice que por cada matrícula hay un servicio, “pero este cobro está amarrado a la factura de energía para el caso de Pereira, entonces cuando hay una casa de dos plantas los señores cobran doble y nadie dice nada, tampoco el Estado, ni la Superintendencia”, dijo Humberto Gutiérrez. El servicio de aseo se cobra en una de las otras facturas, dice don Humberto, porque de lo contrario, nadie lo pagaría. “Al aseo le cargaron otra responsabilidad del Estado, porque los municipios a través de la Secretaría de Infraestructura, tiene que hacer el lavado de monumentos, mantenimiento de parques y poda de árboles y lo estamos pagando nosotros, sin control de cada cuánto se debe realizar”.

Dato

La tarifa de energía no bajó de manera efectiva como lo propuso el presidente Petro en campaña y antes subió el 25% en gran parte del territorio y 35% en la Región Caribe.

No hay comentarios