Última hora

La cancha y el contenedor artesanal

Desde hace un mes, el control de las basuras en una de las esquinas del barrio Villa Kennedy de la comuna Perla del Otún, avanzó en más del 60% ¿Cómo lo lograron?

Este es el panorama que ofrecen la cancha y el contenedor de guadua.


Un punto crítico de acumulación de residuos sólidos, de los 418 que hay en la ciudad, era el que tenía preocupado a un grupo de vecinos deportistas, porque sus prácticas se veían afectadas por los malos olores y porque era tanta la basura que se regaba, que muchos desperdicios alcanzaban a llegar a las canchas y por eso después de pensar y pensar soluciones se dieron a la tarea de buscar al experto en construcción de contenedores en guaduilla.


El contenedor tiene una forma singular, ya que el costado que da hacia la cancha es más alto para evitar los olores, ese mismo lado quedó con unas guaduas más largas y la explicación es que ahí se le va a construir otra sección para el reciclaje, pues han visto que los recicladores se cortan buscando el material. En el fondo tiene afirmado, que permite una especie de limpieza y drenaje de lo que se pueda regar de las bolsas, pero hay una preocupación y es que si no se le da el uso adecuado, solo durará si acaso un mes más.

La esquina no es un basurero

Hace cuatro años la basura era depositada en la otra esquina y cuando el grupo de trabajo de Andrés Felipe Tabares que está compuesto por otros cinco jóvenes, empezó a arreglar la cancha y a limpiarla, modificaron el punto de recolección al otro lado y el problema en vez de contenerse, se extendió. Así lo recuerda Andrés, quien es profesional en Entrenamiento Deportivo del Áreandina.


“Donde se realiza deporte no debe haber contaminación, ni basura y hay que tener presente que en el tema electoral todos buscan su oportunidad y al pasar ese tiempo se acabó el apoyo, por lo que ha tocado hacer todo con recursos propios. Aparte, esta semana nos tuvimos que dar a la tarea de encarrar más de siete inservibles entre muebles, cajones y mesas, porque ya no había espacio para las bolsas y hasta el paso vehicular se estaba complicando”, acotó Tabares.

¿Qué le pasa a los pereiranos?


La Cancha

Cuando ellos empezaron a trabajar en este espacio había un marcado desorden social por el tema del barrismo, pues hace cinco años un grupo de estos hacía sus actividades ahí, pero ese no era el problema, “sino cuando llegaban a las 3:00 o 4:00 de la mañana ebrios a tomarse fotos y cantar acompañados por bafles, posteriormente se daban las peleas y con el paso del tiempo empezaron a llegar barras opuestas, tocaban casa por casa para que les colaboraran para el agua y otros gastos, ahí la comunidad ya se asustó”, explicó Andrés Felipe.


Después de recuperar el orden público, el objetivo fue la basura. Acerca del material de río que hay a un costado, el líder deportivo informó que “es para recuperar y terminar el espacio de la tribuna”.


La meta que tienen entre ojos ahora es el parque infantil a raíz de las respuestas que reciben: “No hemos contratado, estamos a la espera. Es increíble que uno tenga un espacio de estos con tantos defectos y que muchas veces no se pueda hacer actividad a las 7:00 p.m., por lo oscuro, hasta hicimos canje con los consumidores que aunque este no es un lugar para eso, vinieran a las 11:00, porque a esa hora los niños ya no están en la calle. La Policía pasa, nos ve trabajando y nos felicita. No queremos que la comunidad se tenga que desplazar hasta El Oso, porque aquí no encuentran el espacio para su actividad”.

Otras cositas por ahí

Vecino al contenedor y la cancha se encuentra el parque infantil, pero ahí sí se nota el olvido en el que ha estado este sector por parte de la Alcaldía. El pasto está muy alto, algunos juegos infantiles están averiados y las luminarias que la misma administración instaló para el espacio deportivo cuando menos piensan se funden y deben esperar entre 40 minutos y una hora que vuelvan a encender.


Entre buenos y malos

Por mucho que este grupo se esmere en hacer hasta labores de rocería alrededor de la cancha, para que las madres estén más tranquilas y tengan visual de sus hijos con facilidad, también con la finalidad de que no sea excusa para dejar bolsas con residuos, la tarea es muy difícil. Así ocurrió el viernes pasado, el carro recolector pasó a las 9:00 de la noche y una hora después ya había bolsas en el cajón de guadua.

Dato

El concejal Elkin Gutiérrez les prometió culminar la cubierta para las graderías.

El cajón ¿es buena o mala idea?

Otoniel Ospina - residente del sector

“Muy buena idea, ojalá en todas partes donde recogen la basura fuera así, porque esas basuras así regadas no es bueno. Llevo como 15 días de estarlo viendo ahí”.

Ana María Alzate - comerciante

“Es buena, porque eso mantenía lleno de comida regada, popó de perro, se veía muy cochino y ya con este muchacho que hizo eso, la gente deja la bolsita dentro, porque tiene más confianza y se les dificulta a los perros y gallinazos”.

No hay comentarios