Última hora

Esclarofiante fue el crimen

Un nuevo feminicidio logró esclarecer la Fiscalía 25, seccional de Vida del departamento de Risaralda y la policía de vigilancia del municipio de Santa Rosa de Cabal le puso punto final a la investigación con la captura de Carlos Andrés Castro Moncada, alias el Ovejo, quien sería el presunto responsable de haber asesinado vilmente a su compañera sentimental Ángela Vivina González Trejos en la ciudad de Pereira.




Aunque todo tipo de violencia contra la mujer es reprochable y todos los feminicidios generan repudió, lo que le pasó a Ángela Viviana solo se puede calificar como salvaje e imperdonable: la víctima sufrió tortura antes de ser asesinada.

Se dio a conocer que desde el día uno de la convivencia, Ángela sufrió maltrato físico y psicológico, pero nunca denunció por miedo a que su pareja la matara, este finalmente cumplió con sus amenazas.


¿Qué pasó?

Los aberrantes hechos ocurrieron el 14 de octubre del año 2023, en horas de la noche. Según la investigación, Castro Moncada ingresó a su compañera sentimental de 33 años de edad, al guadual ubicado en la Avenida del Río con calle 10; desnuda le amarró los pies y las manos en una guadua para accederla carnalmente. El testigo que ayudó a esclarecer este crimen le dijo a la fiscalía que la víctima clamaba “Ovejo no más, por favor, no más”, pero este seguía y luego la estranguló con un cordón de zapatos. Tras cometer el crimen huyó abandonando el cadáver.

Al siguiente día, el 15 de octubre, a las 10:30 de la mañana, fue reportado el hallazgo del cuerpo de la mujer por un ciudadano, quien adujo que ingresó al lugar a realizar sus necesidades fisiológicas y vio el cuerpo. La mujer estaba indocumentada y en las instalaciones de Medicina Legal de Pereira, fue identificada plenamente.





La investigación

La Fiscalía tras conocer la identidad de la mujer inició la respectiva investigación donde contó con entrevista de sus familiares y amigas de la víctima, quienes dieron conocer la mala vida que presuntamente le daba Carlos, este al parecer la hacía prostituir y se quedaba mucho tiempo con un cliente o se demoran en el baño, los regaños fuera de verbal eran físicos: la cogía a golpes e incluso la tomaba del cabello y la arrastraba por el piso.

Agregó la familia que la joven no lo dejaba por miedo, ya que vivía amenazada de muerte y temía que la matara, por lo cual tampoco lo denunció.

Dentro de las investigaciones, las autoridades contaron también con la entrevista de un testigo presencial de los hechos, quien lo reconoció a través de un álbum fotográfico.

El fiscal en su intervención en la audiencia manifestó que Carlos tenía actualmente otra pareja sentimental y estaba radicado en el municipio de Santa Rosa de Cabal, así que esa mujer u otras podrían correr el mismo riesgo, por lo cual era necesario enviarlo a prisión para proteger la integridad de estas.


“Es un caso de excesiva violencia, hay que proteger a la mujer”, dijo la procuradora judicial y avaló los elementos materiales probatorios de la fiscalía 25 seccional de Vida.



La captura


Esta se realizó a las 12:40 de la tarde del viernes 9 de febrero en el sector de la Galería del municipio de las Araucarias, cuando la policía de vigilancia estaba realizando labores de registro, control y solicitud de antecedentes y abordaron a Carlos Andrés Castro para verificación de antecedentes, en la consulta le salió la orden de captura que había sido emitida hace 2 meses por un Juzgado del municipio de Guática.



La audiencia


El fiscal 25 seccional de vida le imputó el delito de feminicidio agravado, ya que hubo sevicia y acceso carnal violento agravado, cargos que alias Ovejo no aceptó. El ente acusador pidió medida de aseguramiento en centro carcelario y el Juzgado Promiscuo del municipio de Mistrató lo envió a la cárcel.

La defensa en su intervención durante la solicitud de medida solicitó que esta fuera en detención domiciliaria, ya que su cobijado no se había escapado, se encontraba en el municipio de Santa Rosa de Cabal, muy cerca de la ciudad de Pereira,


Dato


El hoy investigado tiene anotaciones judiciales por los delitos de hurto, lesiones personales y violencia intrafamiliar.



Cifras


500 meses es la pena mínima a pagar por el delito de feminicidio.



1 comentario: