Última hora

¿Por qué tantos enjambres?

Los reportes de los cuerpos oficiales de bomberos de Pereira y Santa Rosa de Cabal, dan cuenta de varios llamados de la comunidad por presencia de abejas. Es un tema bien sabido ya que la vida de los humanos en el planeta depende del trabajo que hacen las abejas en los cultivos. Para que la ciudadanía sepa qué está pasando se consultó a un apicultor y a un bombero contratista especialista en abejas.

Los secretos del mundo de las abejas son todavía un desafío para los seres humanos.




Santiago Franco, agricultor, líder ambiental y apicultor de La Bella, comentó que “Lo que pasa es que estamos en plena época de floración en el eje cafetero, lo que son los Nogales cafeteros, Fresno y Guayacanes, esta condición más el clima cálido favorecen para que las abejas proliferen”.


Según Franco, hay muchas colmenas que los propietarios olvidan revisar y cuando ellas no caben en la cámara de cría, se saben estrechas, entonces la mitad de esas abejas producen otra reina y se van. “Es la manera natural de ellas reproducirse”. Ese grupo que se va es el famoso enjambre.


Los rescates


Los pereiranos deben tener en cuenta algunos aspectos al momento de encontrarse con estos animalitos para saber qué decisión tomar frente a los mismos, bien sea el área urbana o rural. “Hay demasiadas abejas gracias a Dios y lo mejor que puede hacer un ciudadano es llamar a bomberos, porque aunque muchos de estos grupos solo están descansando, hay otros grupos que son africanizados”.


Santiago Franco explicó que las abejas son muy sensibles al exceso de ruido y tampoco escapan a las travesuras infantiles, lo que puede ocasionar una tragedia. Existen algunos apicultores que hacen rescates, bien sea para dejarlas para ellos o para liberarlas en el espacio correcto, como lo hace don Humberto Rojas, apicultor y bombero contratista, que puede asistir al llamado de la comunidad, pero el costo de este rescate es el de la gasolina por el desplazamiento, por lo tanto él revisa por whatsapp de qué enjambre se trata y da su tarifa.

Santiago Franco en una de las faenas que más respeta, la de apicultor en La Bella.






El señor Rojas precisó: “Los enjambres no son bravos, la gente les teme porque no saben de ellos, pero un enjambre un o va y lo rescata normalmente de día y no pasa nada, mientras que una colmena establecida usted va a sacarla de día, se torea y atacan las personas, por eso cuando lleguen a una vivienda, lo mejor es no molestarlas, porque están de paso y descansando, no se van a quedar ahí”.


Cifras y abejas


El problema de conservarlas son los recursos del apicultor, porque un cajón para abejas cuesta entre $180.000 y $220.000, lo que hace muy difícil quedarse con todas las que se rescatan. Además, las migratorias que es por las que normalmente alertan a bomberos, según don Humberto: “A ellas hay que ayudarles, darles comidita, por ejemplo medio litro de azúcar morena licuada en el comedero cada tres días, con esto harán un panal por día, porque de lo contrario se aburren y se van. A ratos también me llaman para que las fumigue y les digo no señor”.


La mejor forma para diferenciar las abejas, aunque mayoritariamente, están cruzadas, es que las colombianas tienen el rabito negro y las africanizdas tienen todo el cuerpo con rayas. Si llega a necesitar los servicios de Humberto Rojas, su whatsapp es 3215663318.

Humberto Rojas tiene una relación muy natural con las abejas.


Dato


Gracias al conocimiento en apicultura, en Bomberos Pereira hace ya ocho años que no se mata una abeja.


Cifra


80% de los alimentos que consume el ser humano pasa por la glándula salival de una abeja.

No hay comentarios