Última hora

Se llevaron la vida de Malicioso



Los residentes del barrio Olaya Herrera de la ciudad de Pereira quedaron conmocionados cuando en horas de la mañana del domingo varios vecinos de la Chatarrería de Malicioso lo vieron tendido en la acera de la casa contigua a su local, al parecer había sido víctima de un hurto.



Los hechos

Esneraldo Antonio Salazar de 75 años le decían Malicioso; todos los días se levantaba muy temprano en su casa del barrio Samaria, desde allí se dirigía al barrio Olaya Herrera para tomar tinto antes de abrir su chatarrería ubicada en la calle 20 Bis con carrera 15 B, pero ayer cuando estaba a la espera de su clientela regular dos sujetos desconocidos, al parecer de nacionalidad venezolana, se acercaron a su local.

Según la investigación, los dos hombres aprovecharon que la cuadra estaba sola en el momento para intentar hurtar a Malicioso, quien por su avanzada edad no pudo defenderse, ya que los dos hampones presuntamente tomaron un cable y lo ahorcaron con el fin de apoderarse del dinero y pertenencias del adulto mayor.

Los dos sujetos salieron corriendo mientras los vecinos se dieron cuenta de que Malicioso yaestaba sin signos vitales sobre el andén, por lo que llamaron a las autoridades quienes por una imagen de una cámara de seguridad cercana empezaron la búsqueda de los sospechosos.


Mientras las autoridades buscaban a los sujetos las unidades del cuerpo técnico de investigaciones del CTI realizaron la inspección de la chatarrería y del cuerpo del señor Esneraldo, el cual fue trasladado a la sede de Medicina Legal, donde se le realizará la correspondiente necropsia, y sus familiares adelantarán las diligencias para reclamarlo.



Sospechoso

En el barrio Travesuras, conocido comúnmente como La Churria, fue capturado por las autoridades un joven con características similares a uno que fue identificado por las cámaras de seguridad, pero al parecer no era uno de los sospechosos ya que la chaqueta que portaba tenía colores diferentes.


Fiel compañía

Negra, la perrita que acompañaba a Esneraldo desde hace varios años en la chatarrería, estuvo en el momento de los hechos y después de que su dueño cayó tendido al suelo estuvo aullando durante varios minutos sin consolación alguna, durante todo el procedimiento lo acompañó y no se alejó a más de un metro de él, según los residentes de la zona lo estaba esperando ya que todos los días él le daba de desayuno pan con salchichón que compraba especialmente para ella.


Su vida

Esneraldo vivía en el barrio Samaria, pero la mayor parte del tiempo la pasó en su chatarrería, de esta era dueño hace más de 40 años y todos los vecinos lo reconocían y querían mucho, su esposa había fallecido años atrás, con ella tuvo una hija que se inspiró en la labor de él para crear su propia empresa de recolección de residuos de manera sustentable, y también le dio la alegría de ser abuelo dos veces.


Dato

Un cable de señal de tv y video, conocido comúnmente como cable de ‘bananas’ fue lo que utilizaron los delincuentes para causarle la muerte a Malicioso.

No hay comentarios