Última hora

Fue la última carrera de Ran Ran


Indignada está la comunidad de transportadores por el vil asesinato del reconocido taxista Ran Ran en la noche del viernes, los hechos tuvieron lugar en la vía a La Florida y si bien la primera hipótesis es que se trató de hurto, todavía se desconoce qué fue lo que realmente pasó.


Los hechos

Alrededor de las 11:25 de la noche, la Policía Metropolitana de Pereira recibió una llamada alertando que, en la vía a dicho corregimiento, había un ‘amarillito’ de placas TJQ 996 y lateral D-022 estacionado con una persona adentro, los uniformados avisaron a la empresa de taxis y fueron hasta el lugar pensando que esta necesitaba atención médica.

Al llegar al lugar se dieron cuenta de que dentro del vehículo estaba Francisco Luis Zapata Ramírez, más conocido como Ran Ran, de 61 años, el hombre tenía mucha sangre y varias heridas en su cuerpo, por desgracia ya no tenía signos vitales. Los uniformados acordonaron el área, trataron de buscar viviendas cercanas para averiguar algo y llamaron a la unidad de criminalística.



Las unidades del Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía, fueron las encargadas de realizar la inspección de la escena; a primera vista las lesiones fueron producidas con un arma blanca y luego el cadáver fue llevado a Medicina Legal de Pereira, el cual fue entregado a los seres queridos en la tarde de ayer.


Hipótesis


Las autoridades y familiares creen que se trató de un caso de hurto cuando estaba haciendo una carrera hacia este sector de la Florida, ya que hay reportes de otros casos de atracos a taxistas en esta zona; aunque en el vehículo se encontraron algunos elementos de valor.



¿Quién era Francisco Luis?


Ran Ran, como era conocido por sus compañeros de trabajo, llevaba casi toda su vida dedicándose a manejar taxi, era residente del barrio La Capilla de Dosquebradas, padre de una hija y muy querido por toda su familia y amigos, quienes lo recuerdan como una gran persona.


La cifra


6 lesiones con arma blanca le propinaron los agresores a la víctima en el brazo izquierdo, los dedos de la mano derecha, el mentón y la espalda.

No hay comentarios