Última hora

Tarea: retomar el control en parque Gaitán

Liliana Cardona Marín

Más de un año y medio de análisis desde diferentes ángulos se han necesitado para intervenir las diferentes manifestaciones urbanas que se suceden en este espacio. En agosto de 2022, salió el primer informe en el que se relataba el desorden social que se percibía en todo el derredor del parque Gaitán, ubicado frente al Hospital San Jorge. Allí confluían adultos mayores con mascotas, familiares de pacientes de todo Risaralda, taxistas, vendedores de comida rápida, estudiantes, habitantes de calle y los que acostumbraban rematar la rumba al cierre de establecimientos públicos.

Este bello lugar es el favorito de los desordenados sociales que creen que es su segundo ‘After party’ o amanecedero.


Semejante combinación de realidades sociales dio con la denuncia de varios ciudadanos que no comprendían por qué no se le ponía atención a este espacio por parte de las autoridades, siendo vecino el comando de Policía Risaralda (Deris). Pocos entenderán que el orden en el Área Metropolitana se circunscribe a la Policía Metropolitana (Meper), realmente esto no importó tanto cuando el coronel Cornejo decidió adoptar estos espacios, porque cabe recordar que allí hay un gimnasio para perros, canchas en las que se entrenan quienes prestan el servicio militar en la Policía y el tradicional espacio con árboles, bancas y busto del prócer.


El cambio fue de la noche a la mañana, tanto que los vecinos se quejaron por la pintura que le habían echado a Gaitán y los policiales solo se limitaron a responder que lo habían lavado. Los bacanales de los fines de semana terminaron, los familiares pudieron sentarse de nuevo a esperar el turno de la visita sin miedo a los consumidores de sustancias y todo fue felicidad, tanto que a los pocos días en la tarde de un domingo se armó tarima y con orquesta la Policía le hizo entrega a la comunidad.

¿Entonces qué pasó?


Hubo cambio de gobierno que trajo nuevas formas de leer la ciudad y con la diáspora que hubo desde el parque Olaya y la calle 21, los que tuvieron que recibir nuevos huéspedes fueron los habitantes de las carreras 4 y 5 entre calles 23 y 28, obviamente en esas coordenadas también se encuentra el parque Gaitán y para ponerle una cereza al pastel hubo cambio en las directivas de la Policía, el coronel Cornejo fue trasladado.


Como todo tiene su proceso natural, el coronel Héctor García debía llegar a enterarse del devenir de 11 municipios y eso lleva su tiempo, por eso hasta ahora es que se retoman las actividades de responsabilidad social, por llamar de alguna manera a la adopción de este espacio por parte de la Institución.

La seguridad y los controles están de vuelta

Cómo se va a trabajar


El mayor José Córdoba, director operativo (e) de Seguridad Ciudadana del Departamento, fue el encargado de responder ante las inquietudes del periódico: “El personal adscrito al Departamento de Policía de Risaralda, se encuentra en total disposición de atender de manera inmediata el llamado de la comunidad que se encuentra alrededor de las instalaciones policiales. Esta unidad se apropió de la problemática que se evidencia en el parque Gaitán, por lo que se vienen desarrollando planes de identificación, registro a personas, evitando el consumo de licor y estupefacientes”.


El mayor aseguró también que después de un análisis, las actividades se han focalizado en días y horarios específicos, como el horario de las personas en condición de calle y los consumidores de licor que es a horas de la madrugada con el personal que se encuentra en turno. “Esta semana volvimos a retomar el control del parque, no volvimos a tener llamados de la comunidad y observamos que aparte de toda la situación que se presenta, los establecimientos de comidas que se encuentran en el marco de los dos parques dejan las basuras en horas no adecuadas”, informó Córdoba.

¿Cómo ve el parque?


Rodrigo Peña - transeúnte

“Está bien, se ve bonito y organizado, creo que por estar tan cerca a la Policía tiene buena vigilancia”.


Jhoan Estiven Roa - transeúnte

“Todo muy bien. He visto que últimamente están barriendo más”.


María Camila Álvarez - familiar de paciente

“Bien, aunque se ven basuras contaminando. No se ve tan seguro, pero está tranquilo”.


Félix Antonio Rincón - comerciante

“En el momento está regular, siempre se ve mucho habitante de calle, porque volvieron y le bajaron la guardia”.

No hay comentarios