Última hora

Del Bohío, solo quedaron los recuerdos

Liliana Cardona Marín

La Alcaldía de Dosquebradas envió en la tarde de ayer un comunicado en el que daba un parte de victoria sobre el proceso de desalojo que se adelantó desde las 4:00 a.m. en un sector frente al Campestre B y la quebrada Dosquebradas:


“Luego de tres años y 45 acciones de tutela se logró el desalojo de ‘El Bohío’. En cumplimiento de una orden judicial hoy se finiquitó el desalojo del sector El Bohío, una invasión de la zona de protección forestal (...) que se define como ‘Zona de Propiedad del Estado, a una franja de terreno de hasta de 30 metros de ancho, paralela al cauce natural de las corrientes, que debe ser excluida de la titulación de baldío’”.

El desarrollo urbanístico que se ve al fondo los hizo salir de lo que por más de dos décadas fue su hogar.


En materia del desalojo


El abogado de 18 de estas familias, Daniel Chamorro, informó sobre la situación que “Resulta que el jueves de la semana pasada salió sentencia que daba la razón a la administración municipal y solicitaba que se continuara con el desalojo, mientras eso, los abogados teníamos tres días para presentar el recurso de impugnación de la Tutela para que fuera a segunda instancia y que el Tribunal Superior de Pereira lo resolviera”.


Los efectos de este desalojo, según el profesional en Derecho, conlleva a que haya una responsabilidad patrimonial por parte de la Administración municipal y entrarán a presentar demandas de reparación directa por el principio de Confianza legítima, porque “La Administración durante más de 20 años les permitió entrar a un predio privado, les otorgaron servicios públicos y nunca tuvieron proceso de desalojo sino hasta el 2021, lo que es una omisión de carácter administrativo por la falta de un proceso que garantice el derecho y acceso a la vivienda de todos mis representados que son 18 familias”.

La Policía responde por el veto a la prensa

Ante el malestar por la restricción que hubo al derecho a informar y a la movilidad de habitantes del Campestre B, cuya única culpa es ser vecinos del Bohío, se le pidió explicación a la coronel Ruth Alexandra Díaz, quien respondió: “Le pido por favor que no confunda seguridad operacional con censura, nosotros somos acompañantes en todo proceso de recuperación a través de una orden judicial, realizamos acompañamiento a las autoridades como el inspector de Policía, quien nos dice necesito que me brinde a mí seguridad, a los funcionarios que van a hacer las demoliciones y a los ciudadanos que se encuentren en el terreno que necesitan desocupar”.

Uno de los abogados explica a las autoridades lo importante de su presencia allá para que lo dejen pasar. Desde este punto ni se alcanzan a ver las máquinas.


Cabe recordar también que este medio cuenta con ARL y que esta no era la primera vez que se asistía a un desalojo y en las pasadas ocasiones nada lamentable sucedió. Así mismo, nunca se ha golpeado a ningún inspector, ni miembro de alguna alcaldía, pues no tendría presentación, como tampoco lo tiene impedir la libertad de prensa y la libre movilización de los ciudadanos.

Por fin un testimonio


Al caer de la tarde se pudo establecer comunicación con uno de los afectados, el señor Víctor Escobar relató lo siguiente: “Lo que estamos es sacando chatarrita y cositas. Pero esta mañana nos metieron las máquinas a la brava, mi casa la tumbaron con todo adentro, hasta la moto y les decía déjeme sacar el perro y ellos que no, pero el animalito logró salir cuando cayó la pared. No les importó nada. De Control Físico decían de una, de una que esto tiene que estar desocupado a las 8:00 de la mañana”.

Los habitantes del Bohío fueron ubicados en el coliseo del Campestre B, habrá que esperar hasta cuándo.


Dato

En el aire queda la inquietud ante la falta de terrenos que tienen Pereira y Dosquebradas ¿dónde reubicarán a los cientos de familias de dos incendios y un desalojo?

No hay comentarios