Última hora

En un ‘quiosco’ despachan los policías


En la comuna del Café existe un malestar hace varios meses, en el 2023 empezó la remodelación de la subestación de Policía, ubicada al final de la avenida principal, en la manzana 1 de Ciudad Boquía, a pesar de que las obras ya culminaron no ha sido entregada a los uniformados que están trabajando desde el parqueadero con apenas un techo en zinc sobre sus cabezas.



Una odisea


Desde octubre del año pasado este edificio, en el cual funciona la Inspección de Policía y la propia Subestación de la Policía Metropolitana, fue objeto de remodelación por parte de la Alcaldía, este es uno de los edificios o instalaciones que existe en comodato, que en otras palabras es un espacio que sigue perteneciendo a la administración municipal, pero que está en manos de un tercero.

Se suponía que estas remodelaciones iban a terminar a inicios de diciembre del 2023 y fue allí que el plazo, como en casi toda obra que se desarrolla en Colombia, empezó a ampliarse, luego llegó el 2024 con un cambio en casi todos los funcionarios públicos y aunque las reparaciones terminaron en la última semana de enero, esta es la hora que todavía no ha sido devuelta a los uniformados.


A la intemperie


Los policías que permanecen allí de día y de noche ahora lo hacen desde el parqueadero donde se construyó una especie de quiosco que solo cuenta con cuatro postes de guadua y un techo de láminas de zinc, donde instalaron una serie de casilleros para guardar las pertenencias, un escritorio, un pendón y algunas cuantas sillas protegidas por un plástico que solo está dispuesto en uno de los lados.

Según los residentes de la zona, los agentes han aguantado frío, calor y hasta aguaceros con vientos que los dejan como ‘pollos mojados’, además de que no hay donde tener personas capturadas por cualquier novedad que ocurra. La energía para cargar los radios y el computador la obtienen por medio de una extensión que sale desde la Inspección, lugar donde también utilizan el baño.



La cifra


15 policías por turno tiene la comuna del Café y si bien la mayoría permanece patrullando, este es el lugar a donde deben llegar así sea media noche.


La cifra


350 millones de pesos fue la inversión de la Alcaldía para el arreglo de la subestación

5 meses van a completar los uniformados asignados a la comuna Del Café despachando desde el parqueadero.


Dato


Otra de las preocupaciones de la comunidad es que este lugar puede llegar a ser de fácil acceso para delincuentes que quieran hacerle daño a los uniformados.


Dato


Intentamos comunicarnos con el secretario de Gobierno de Pereira, Jorge Mario Trejos, quien es el ente encargado de entregar la subestación, al cierre de esta edición su agenda seguía muy apretada.


Desigual


La Inspección de Policía, que es solo una pequeña parte del edificio ya había tenido reparaciones anteriores, por lo que no fue cerrada y allí están guardados varios de los muebles de los uniformados, incluyendo el cuadro de los comandantes que hay en toda subestación.


Coronel Alexandra Díaz - Comandante de la Policía Metropolitana


“En este momento ya se terminaron las obras en esta subestación y estamos esperando que se terminen los procesos administrativos en la Alcaldía Municipal, para que se haga entrega nuevamente”


Didier Pulgarín Gutierrez - Residente de la Comuna del Café


“Ellos están esperando la entrega de la obra, lo que más afecta es para el correcto funcionamiento de la estación porque los policías están prácticamente en la calle”


Noralba Tobón - Residente de la Comuna del Café


“Me parece una falta de respeto para ellos y para la comunidad, ellos son seres humanos, estamos a lo que los delincuentes quieran hacer con ellos”


Darío Echeverry - Residente de la Comuna del Café


“Eso lleva mucho tiempo cerrado y que no arreglan ese problema, ellos trabajando hasta se mojan, debieran darle prioridad a eso pero los tienen en la calle”

No hay comentarios