Última hora

Salvaje maltrato a los hijos

Se supone que una madre es la más sobreprotectora, que se vuelve una ‘leona’ al momento de defender a sus hijos y nunca quisiera que a ellos les pasara algo malo. Pero, como toda regla tiene su excepción, por desgracia en Santa Rosa de Cabal una mujer de 26 años, al parecer maltrataba a sus pequeños en compañía de su pareja sentimental; según la policía llegó al punto de quemarles las manos. ¡Brutal!





¿Qué pasó?


Los hechos se conocieron a las 7:00 de la noche en el barrio San Vicente del municipio de Santa Rosa de Cabal. La abuela de los niños acudió a la policía para alertar sobre el infierno que estaban viviendo dos pequeños de 4 y 5 años de edad, quienes al parecer estaban siendo violentados de forma salvaje por su madre y su padrastro, el llanto y los gritos los delataban.

Con esta denuncia, la Seccional de Protección y Servicios Especiales, por medio de su Unidad Básica de Investigación Criminal y el Grupo de Infancia y Adolescencia se desplazaron al lugar y allí, con la presencia de funcionarios de la Comisaria de Familia, llamaron a la puerta, al ser atendidos les preguntaron a Mitchell Yuliana Flórez (madre de los niños) y su pareja sentimental, Daniel Ochoa Uribe con quien llevaba tan solo 2 meses de relación, por los niños, dicen las autoridades que estos se pusieron nerviosos; sin embargo dejaron ingresar a las autoridades a la vivienda y observaron a un niño de 4 años y una niña de 5 años en pijama.


Lesionados ¿o torturados?

De manera impactante, los agentes notaron las evidentes lesiones en la niña, provocadas por quemaduras en la estufa, así como varios hematomas en diferentes partes del cuerpo. Además, el niño estaba atado de manos, implorando por ayuda. La madre entregó un cuchillo a los uniformados para liberar al pequeño, quien exhibió sus múltiples hematomas en el rostro y otras partes del cuerpo.




Clamaban por ayuda

Los niños, al ver a la policía, no tardaron en relatar los horrores a los que eran sometidos diariamente. El niño describió: "Todos los días me pegan, miren mis manos, miren lo que me hizo papá Daniel", mientras mostraba sus heridas. La niña, por su parte, explicó que su padrastro la quemó porque no quería comer.

Al parecer, en uno de los episodios más recientes, el padrastro habría forzado a la menor a poner sus manos sobre una estufa caliente simplemente porque se negaba a comer. La niña aún presentaba las lesiones en carne viva durante la intervención policial.

Tras la detención de la pareja, los niños fueron trasladados de inmediato al hospital local para recibir la atención médica necesaria y garantizar el restablecimiento de sus derechos.


La audiencia

En cuanto a la situación legal de los acusados, hasta el cierre de esta edición, la audiencia aún no se había llevado a cabo. Los detenidos enfrentan cargos por violencia intrafamiliar y lesiones personales, y se espera que la justicia determine las medidas a seguir en este caso aberrante.


Dato


El coronel Héctor Daniel García Acevedo, comandante de la Policía de Risaralda, describió la escena como “muy dolorosa”. Asimismo, detalló que el agresor ataba a los menores de manos y pies para que durmieran en el suelo.


No hay comentarios