Última hora

Revelaciones sobre feminicidio de hija y madre


Ayer se llevó a cabo la audiencia contra el presunto feminicida de las dos mujeres encontradas sin vida en el barrio La Floresta de Dosquebradas. Se conocieron más detalles del crimen, que aún parece sacado de un cuento macabro. A pesar de que esta persona se entregó, la Sijín de la Policía Metropolitana lo tenía plenamente identificado.



Les ahorro la orden

Steven Valencia Castro, de 33 años, mantenía una relación sentimental de cuatro meses con Katherine González Melan, de 29 años. Este vivía a pocas cuadras de la casa donde ella residía junto a su madre, Luz Helena Melan Gaviria, de 55 años, en el barrio La Floresta. Al parecer, al sentirse acorralado, este hombre se presentó en la estación de la Policía Metropolitana en la avenida sur el sábado 30 de marzo, alrededor de las 10:00 a.m.

Las autoridades conocían su identidad, ya que justo en la cuadra de la casa hay una cámara de seguridad que grabó claramente su llegada a la vivienda alrededor de las 3:00 de la tarde del martes, así como su salida a las 5:00 de la mañana del día siguiente, sacando algunas pertenencias de las dos mujeres, cerrando la puerta, que no se abriría nuevamente hasta el Jueves Santo por el hermano e hijo de las víctimas.



Violencia y control


Una amiga cercana de la joven se presentó ante las autoridades y les contó que Katherine había expresado su deseo de dejar a Steven porque era manipulador. Revisaba su celular, le pedía fotos para controlar todos sus movimientos, e incluso meses atrás, él la había dejado por encontrar conversaciones con otra persona, aunque volvieron a estar juntos bajo condiciones más estrictas impuestas por él.

Con toda esta información, los investigadores de la Sijín solicitaron una orden de allanamiento para la casa de Valencia Castro, misma que se ejecutó el viernes a las 2:00 de la mañana. Encontraron las pertenencias de las dos mujeres, incluido un ventilador que quedó claramente registrado en la cámara de seguridad. Con este material, estaban listos para solicitar la orden de captura.



Entrega y testimonio


Hay una parte de la historia que pocos conocen. Los familiares de las dos mujeres sabían de la relación entre Steven y Katherine, así que antes de forzar la puerta el jueves, fueron a la casa de él para preguntarle si sabía algo. Al no encontrarlo, dejaron un recado con su hermano, quien lo llamó. Fue entonces cuando confesó: "La cagué, esa hijue&*%@ se lo buscó", haciendo referencia a su novia muerta.

Al descubrir lo sucedido, los seres queridos de las víctimas volvieron para informarle a Steven y cuándo la propia familia vio la situación completa, comenzaron a presionarlo para que se entregara por temor a represalias. Esta presión aumentó después del allanamiento. Valencia Castro accedió y le pidió a su hermano que no hablara más con la familia de Katherine y que cuidara a su madre. El sábado por la tarde, rindió tres horas de testimonio ante los investigadores de la Sijín y el Fiscal 25 seccional de vida, donde confesó lo sucedido.



¿Motivos?


La Fiscalía en la audiencia no reveló las razones por las cuales este sujeto había tomado la decisión. En el interrogatorio, señaló: "Uno con rabia no piensa nada". Al parecer, una pelea previa había suspendido la intimidad entre los dos, él seguía reclamando por la persona con la que ella había hablado por WhatsApp, y ella le había pedido dinero prestado para un viaje que tenía planeado desde hacía meses, mismo que había publicado en sus redes sociales desde febrero.


Audiencia


La audiencia de control de garantías contra Steven comenzó a las 9:30 de la mañana de ayer. Al haberse entregado voluntariamente, no se realizó la legalización de la captura, por lo que pasó directamente a la imputación de cargos, donde se le informó oficialmente, que será objeto de investigación por los delitos de: feminicidio agravado por la muerte de Katherine y homicidio agravado por la de Luz Helena, ya que aparentemente cometió el crimen para eliminar testigos.

El Fiscal reveló que las mujeres estaban en pijama, cada una en su cama y cubiertas con una sábana, lo que propició su estado de descomposición. Presuntamente, fueron colocadas así por el sujeto, lo que llevó a creer en un principio que se trataba de una intoxicación o envenenamiento y no de un doble asesinato. Sin embargo, las pruebas eran contundentes, y según sus palabras: "Existe evidencia de que la única persona que estuvo con las dos víctimas fue Steven".



Procuradora del Ministerio Público asignada al caso


“La forma en que fueron acabadas las vidas de estas dos mujeres merece todo el repudio y el rechazo. Nadie debería perder la vida de una manera tan cruel y despiadada”.


Dato


Valencia Castro optó por guardar silencio frente a los cargos, y el Juez Primero de Control de Garantías de Pereira accedió a la solicitud de enviarlo a prisión. La defensa pidió un centro de reclusión fuera de la ciudad.


Dato


El dictamen preliminar de Medicina Legal indica que fue una muerte violenta, y en el interrogatorio se reveló que madre e hija fueron estranguladas.


El capturado


Steven, natural de Santuario, trabaja como guarda de seguridad en una empresa de envíos. Además, debido a su profesión, ha recibido múltiples cursos de defensa personal. Mide aproximadamente 1.78 y tiene una contextura gruesa.


La cifra


5 días después de la muerte de las víctimas fue enviado a prisión el presunto responsable.



No hay comentarios