Última hora

“No todo puede funcionar en todas partes”

Liliana Cardona Marín

Anteayer, en la entrada del Concejo de Dosquebradas se apostaron al menos una decena de recicladores o recuperadores, como se les nombra ahora, ellos querían sentar su voz de protesta ante el cierre de algunos establecimientos en los que les compran los artículos que recogen día a día.

Lo que alegan muchos de estos propietarios es que el valor del arriendo en la variante incrementaría considerablemente.

Por tal motivo, se trasladó la inquietud a la doctora July Andrea Galvis, secretaria de Gobierno del Municipio y explicó: “Puntualmente teníamos algunas denuncias de habitantes por los desórdenes que pueden originar algunos centros de reciclaje dentro de los barrios, por contaminación, por algunas plagas y aumento de habitantes de calle sobre todo, porque son ellos los que les compran el material que recogen”.

La secretaria comentó que hicieron algunas inspecciones para saber cómo estaban funcionando y si cumplían con las normas técnicas para prestar este servicio en el sitio. “Cuando llegamos nos encontramos con varios casos que no tenían permiso de uso del suelo, lo que depende de la norma y no de nosotros. Les hicimos primero el cierre de manera preventiva para que se presentaran ante la Inspección de Policía correspondiente y presentaran los documentos que tienen para ejercer esta actividad”, dijo Galvis.

¿Qué va a pasar entonces?

Ya son dos o tres los establecimientos que no cumplen con los requisitos para estar ubicados en esos lugares, ya que aparte del Uso del suelo, carecen del documento que expiden los bomberos luego de la visita de inspección y no cumplen con lo que exigen el Plan de Ordenamiento Territorial (POT), por lo que según la funcionaria, tendrán cierre definitivo.

“El POT con el que cuenta el Municipio y que todavía está vigente, establece dónde se puede ejercer esta actividad y dónde no. Con el nuevo Plan de Ordenamiento también quedó plenamente establecido que pueden ejercer esta actividad sobre la variante La Romelia - El Pollo”, expuso July Andrea Galvis.

Se le preguntó a la secretaria que si dado el caso y una de estas personas que sufrió cierre, se dirige a la Alcaldía a solicitar permiso de Uso del suelo, para el lugar en el que se encuentra actualmente ¿con qué se puede encontrar? “Depende de donde se encuentre ubicada la persona. Si ya tenía preexistencia con uso del suelo, tenemos que respetar ese derecho, pero quien apenas lo va a solicitar, lo más seguro es que sí se va a cerrar y se le va a indicar el lugar en el que puede estar y busque un local en la zona que sí le corresponde”.

Otro factor que los pone en desventaja, dicen, es que los clientes están acostumbrados a buscarlos en ese punto y luego no sabrían a dónde se fueron.

“El tema de los POT es que organicemos la ciudad, no todo puede funcionar en todas partes. De hecho en las zonas residenciales no podrían funcionar por el tema de los vectores y por temas de seguridad, de habitantes de calle y en algunos de los que cerramos también encontramos que ya había vigilancia y denuncias por parte de la Policía, en un tema que se está investigando y es que al parecer había distribución de estupefacientes”.

Galvis expresó que quienes sean propietarios pueden darle el uso apropiado a estos lugares, no significa que vayan a perder los inmuebles. “Esta Secretaría le tiene que contar a todos los dosquebradenses que se ha encontrado con mucho desorden y alta informalidad por parte de los comerciantes. Al parecer antes no se ejercieron controles y por eso están tan sorprendidos. No podemos tener bares en todas partes o reciclaje en todas partes”.

Ante la presencia del grupo, la Secretaria informó que estuvo todo el tiempo en la Alcaldía, porque estaban en Consejo de Gobierno y no fueron convocados, que estas personas querían hablar era con los concejales.

El grupo que llegó hasta el CAM


Sandra Milena Pineda es la representante de la chatarrería Angelito, junto a ella se presentó antier un grupo de recuperadores para buscar respuestas a esta situación: “Nos están cerrando las bodegas por falta de papelería, pero Uso de nunca nos han dado y nunca nos van a dar, sería un argumento para cerrarnos la chatarrería y esa no es la idea, sino que nos den la oportunidad de trabajo. Nosotros manejamos la gente de la calle y el reciclador, eso es muy difícil, porque el consumidor tiene sus vicios, pero nos atacan por medio de Uso de suelo y para mí no es lógico, los otros documentos si los tenemos”.

“A ellos les queda muy difícil bajar de aquí de Dosquebradas a Pereira a venderme y por eso ellos tienen sus punticos, los que están cerrando, en cuestiones de reciclaje todos somos cogidos de la mano”, informó la señora Pineda.
“Son bodegas de 15 y 20 años, ¿por qué ahora nos están atacando? Debieron habernos dicho desde el principio ‘no permitido, no permitido’ ¿por qué esperar a que pasen tantos años?”. Sandra Milena Pineda.

Dato

Las chatarrerías que fueron cerradas están en proceso de apelación, todavía tienen esa defensa administrativa de acuerdo a las pruebas que hayan presentado, no se sabe si va a ser cierre definitivo.

No hay comentarios